top of page

ANUNCIAN “BOMBARDEO DE NUBES” PARA COMBATIR SEQUÍA EN LA REGIÓN DE COQUIMBO

Ante la escasez hídrica causada por una prolongada sequía de más de una década y la catástrofe que esa situación representa para el sector agrícola y ganadero, las autoridades de Salud emitieron una resolución que declara zona de riesgo sanitario a la región de Coquimbo.


Para contrarrestar esta sequía, la Junta de Vigilancia de Río Elqui junto a la Corporación para el Desarrollo y la Integración Paso Agua Negra (Corpan) llevarán a cabo durante tres meses un plan piloto de estimulación de lluvias, conocido como "bombardeo de nubes", en la región.


Según el más reciente reporte del Centro de Estudios Avanzados de Zonas Áridas (Ceaza), los embalses están al borde de la sequía. En términos numéricos, esto se refleja en la provincia de Limarí.


El nivel de agua almacenada alcanza apenas el 4% de su capacidad total, destacándose la situación crítica del embalse Cogotí, ubicado a 19 kilómetros al norte de Combarbalá, el cual ha agotado completamente sus reservas.


El proceso de bombardeo de nubes, también conocido como estimulación de lluvias, implica el uso de un avión bimotor presurizado y equipado, certificado en México, para aumentar las precipitaciones en la región. El sistema está patentado bajo el nombre Rainmate. Este plan, que se espera iniciar en junio, julio y agosto de este año, ha sido previamente probado en 10 ciudades mexicanas .


Según el director de Asuntos Internacionales de Corpan, Carlos Ruiz, este programa ha demostrado aumentar las precipitaciones entre un 23% y un 64% por encima de lo estimado en un periodo de tres años en México, lo que podría ser de vital importancia para combatir la sequía.


Para lograr los resultados deseados, los aviones apuntan a nubes susceptibles de estimulación, preferiblemente cumulonimbos y estratocúmulos. Dentro de la nube, se introduce un reactivo que contiene yoduro de plata, induciendo la congelación artificial debido a su capacidad para atrapar el vapor de agua. Esto provoca la fusión de gotas o cristales de agua con el yoduro de plata, liberando energía y desencadenando una reacción en cadena que finalmente produce precipitación debido al aumento de peso.


Cabe recordar que el 2012, durante el gobierno de Sebastián Piñera, su entonces ministro de Agricultura, Luis Mayol, propuso la estimulación de nubes para generar lluvias, medida que iba a implementarse en tres regiones, entre ellas Coquimbo, y que tenía un costo de 300 millones de pesos por cada una.


No obstante, su aplicación no dio los resultados esperados en su momento.


0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page