top of page

CIENTÍFICOS DESARROLLAN NUEVA INSULINA DE CONSUMO ORAL CON NANOTECNOLOGÍA

Científicos de la Universidad de Sydney, Australia, crearon una píldora de insulina oral que se puede consumir como cualquier otra pastilla, en lugar de la inyección para tratar la diabetes. Por el momento, la han probado en ratas y monos babuinos.


De acuerdo con Interesting Engineering esta insulina está formulada con un nanomaterial extremadamente pequeño que la recubre, más delgado que un cabello humano. Este protege a las moléculas de insulina de los efectos del ácido del estómago.


De los 425 millones de personas que padecen diabetes, 75 millones son insulinodependientes, teniendo que administrar la insulina mediante inyecciones. Sin embargo, a partir de trabajos realizados en la Universidad de Tromsø (Noruega) en colaboración con la Universidad de Sydney (Australia) los pacientes diabéticos podrían disponer en un futuro no muy lejano de una nueva alternativa a las jeringas o bombas de insulina.


"Cuando se inyecta insulina debajo de la piel con una jeringa, mucha más cantidad llega a los músculos y al tejido adiposo de la que se dispondría si se liberara directamente del páncreas. Esta cantidad de más puede provocar desde acumulación de grasas a hipoglucemia, lo que puede ser potencialmente peligroso para los pacientes", indicó Nicholas J. Hunt de la Universidad de Sydney.


De ahí que el nuevo método funciona de manera similar a cómo, normalmente, se comporta la insulina en personas sanas. El páncreas produce insulina que primero pasa por el hígado, donde se absorbe una gran parte y mantiene estables los niveles de azúcar en sangre, según los resultados del estudio publicado en ´Nature Nanotechnology´. Con el nuevo método de insulina oral, administrada mediante un nanoportador que la libera en el hígado, esta puede ser absorbida o ingresada a la sangre para circular por el organismo. "Esta forma de administrar insulina es más precisa porque se distribuye rápidamente a las áreas del organismo que más la necesitan", según el prof. Peter McCourt, de la UiT de Noruega. 

 

Los investigadores eran conscientes del desafío para desarrollar un medicamento para la diabetes que pudiera administrarse por vía oral mediante un nanoportador, al descomponerse en el estómago y, por tanto, no llegar a donde se necesita. Sin embargo, lograron resolver el problema. "Hemos creado una capa para proteger la insulina de ser descompuesta por el ácido del estómago y las enzimas digestivas en su camino a través del sistema digestivo, manteniéndola segura hasta que llega a su destino, es decir, el hígado", indicó el prof. McCourt.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page