top of page

EE.UU ALERTA DE LA PRESENCIA DE “BACTERIA COME CARNE” EN AGUAS DEL GOLFO DE MÉXICO Y EL CARIBE

Las autoridades sanitarias estadounidenses alertaron de la presencia de la mortífera bacteria Vibrio vulnificus, conocida como la "devoradora de carne", en aguas a lo largo de la costa este del país y el Golfo de México.


Al menos cinco personas han muerto durante este año en casos relacionados con la bacteria, según el Departamento de Salud de Florida.


Su nombre científico es Vibrio vulnificus y suele estar presente en aguas cálidas y salobres, como las de las costas mexicanas y del sur de Estados Unidos. Su presencia en los seres humanos suele provenir de mariscos contaminados que no fueron cocidos adecuadamente. Además, se puede introducir en nuestro organismo a través de heridas cutáneas. Si bien sus consecuencias son tratables y en personas sanas la infección podría curarse con un tratamiento sencillo, los cuerpos con alguna enfermedad representan un riesgo mucho mayor.


Las principales vías de infección incluyen la exposición de heridas abiertas al agua costera salada o salobre y el consumo de mariscos crudos o poco cocidos. Las personas también pueden estar expuestas a la bacteria cuando los huracanes, las inundaciones y las mareas de tempestad inundan algunas regiones. En los días posteriores al huracán Ian el pasado 2022, las autoridades sanitarias de Florida informaron de 38 casos y 11 muertes relacionadas con la vibriosis atribuidas a la tormenta.


Los síntomas comunes son diarrea, calambres estomacales, náuseas y fiebre. En casos más graves, los pacientes pueden desarrollar infecciones necrotizantes en la piel y tejidos blandos. provocando que la piel, los músculos, los nervios, la grasa y los vasos sanguíneos alrededor de una herida infectada se corroa.

En los casos más graves y con mayor frecuencia en las personas con enfermedades subyacentes, se pueden dar casos de septicemia. La septicemia se produce cuando la bacteria entra en el torrente sanguíneo y se propaga. Puede causar fiebre, escalofríos, presión arterial baja o ampollas en la piel o incluso desembocar en un shock séptico.

Si la infección pasa al torrente sanguíneo, las consecuencias pueden ser fatales. Estudios estiman que en uno de cada cinco casos la infección es mortal - a veces tan solo un o dos días después de mostrar los primeros síntomas.


0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page