top of page

ESTUDIO ASEGURA QUE AYUNO INTERMITENTE AUMENTA A UN 90% EL RIESGO DE MUERTE CARDÍACA

El ayuno intermitente, que ha ganado gran popularidad en los últimos años, consiste en ayunar durante un período de tiempo cada día, dejando una ventana de unas cuantas horas para ingerir alimento. Ahora, un estudio elaborado por la Asociación Estadounidense del Corazón, ha determinado que aquellos que restringen su alimentación a solo 8 horas al día tienen un 91% más de riesgo de morir por enfermedades cardiovasculares.


El estudio, realizado con más de 20.000 adultos, ha determinado que aquellas personas que limitan su alimentación a ocho horas al día, el conocido como 16:8 (el ayuno intermitente más utilizado), tienen un 91% más de probabilidades de morir de enfermedad cardiovascular que aquellos que restringen sus comidas a 12 o 16 horas al día.


Estos resultados se han presentado este lunes en las Sesiones Científicas 2024 sobre Estilo de vida y Cardiometabolismo de Epidemiología y Prevención que se están celebrando a lo largo de esta semana en Chicago.


"Restringir el tiempo diario de comida a un periodo corto, como 8 horas al día, se ha popularizado en los últimos años como una forma de perder peso y mejorar la salud del corazón (...) pero no se conocen los efectos a largo plazo", ha advertido Víctor Wenze Zhong, autor principal del estudio y jefe de epidemiología de la Escuela de Medicina de la Universidad Jiao Tong de Shanghai.


Para averiguarlo, los autores hicieron un estudio con 20.000 adultos, revisaron la información sobre los patrones dietéticos de los participantes en las Encuestas Nacionales de Examen de Salud y Nutrición (NHANES) anuales de 2003 a 2018 y los compararon con los datos sobre las personas fallecidas en los Estados Unidos entre 2003 y 2019.


Los resultados son que los que hacían un ayuno intermitente de 16 horas (es decir, comer durante una ventana de 8 horas) tenían un 91% más de riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular. Además, también se observó un mayor riesgo de muerte cardiovascular en las personas que padecían una enfermedad cardíaca o cáncer.


Entre estas personas con enfermedades cardiovasculares se vio que una ventana de alimentación inferior a 10 horas diarias se asociaba a un 66% más de riesgo de muerte por enfermedad cardíaca o ictus.


La restricción horaria no redujo el riesgo global de muerte pero la alimentación superior a 16 horas diarias se asoció a un menor riesgo de mortalidad en las personas que padecían cáncer.

0 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page