top of page

HOMBRE CON PARKINSON SEVERO VUELVE A CAMINAR 25 AÑOS DESPUÉS GRACIAS A NEUROPRÓTESIS

Neurocientíficos del Hospital Universitario de Lausana, en Suiza, han creado una neuroprótesis que permite que los enfermos de Párkinson en fase avanzada puedan volver a caminar de forma normal, una habilidad que pierden en nueve de cada diez casos, y presentaron al primer paciente del mundo tratado con esta tecnología.


Tras varios meses de rehabilitación, Marc, francés de 62 años, recibió la nueva neuroprótesis, con la cual ha superado por completo los problemas que tenía para caminar después de 25 años, ya que éstos no respondían a ninguno de los tratamientos que había recibido, dice en declaraciones a EFE en un aparte de la presentación a la prensa del avance científico.


La investigación comenzó con ratones y, debido a su éxito, siguieron con monos con lesiones medulares, y posteriormente lo probaron con humanos y obtuvieron resultados positivos. Se trata de una neuroprótesis formada por un campo de electrodos que se coloca contra la médula espinal y funciona junto a un generador de impulsos eléctricos bajo el abdomen, que a su vez es controlado desde el exterior por un mando a distancia.

De esta manera, se logra estimular la médula espinal y activar los músculos de las piernas. No fue fácil, tenían que aprender qué zona estimular con los electrodos, con qué intensidad, ver qué pasaba en la corteza motora para encontrar una relación entre movimiento de los músculos y la activación cerebral.

Después del implante, Mark pasó seis meses en Lausana, entrenando al sistema y adaptándose a él, dentro de un programa de rehabilitación. Tuvo que reaprender a moverse.

La utiliza unas ocho horas al día, desconectándola cuando pasa mucho tiempo sentado o cuando se va a dormir. “Me ayuda a andar mejor y a tener estabilidad, tanto que las escaleras ya no me asustan. Todos los domingos voy al lago y camino unos seis kilómetros”, asegura Marc.

Al principio no pensaba que pudiera sentir un efecto inmediato, pero en cuanto me implantaron la neuroprótesis sentí la mejoría", asegura el paciente piloto del proyecto, quien antes sólo podía desplazarse con mucha dificultad, no podía subir escalones ni darse la vuelta, todo lo cual ahora puede hacer de forma natural, con confianza y sin riesgo de caerse. El cambio es tal que Marc ahora camina sin ninguna ayuda unos seis kilómetros, sin dolores ni cansancio.


0 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page