top of page

TRABAJADOR QUEDA CON ARRESTO DOMICILIARIO TRAS PASAR 7 MESES EN LA CÁRCEL POR PLANTA DE MARIHUANA MEDICINAL

Jorge Saldaña es un trabajador agrícola a quien la Fiscalía le imputó delitos sancionados en la Ley 20.000: tenencia ilegal de estupefacientes y tráfico ilícito de sustancias. Lo anterior, sólo por la tenencia de una planta de marihuana la cual estaba destinada al tratamiento médico de su esposa.


Por esta acusación, Saldaña ha estado 7 meses en prisión preventiva, medida cautelar que fue revocada el pasado 19 de enero, quedando ahora con el régimen de arresto domiciliario.


El relato de su esposa, Marisa Angélica Morales, fue clave para la defensa que logró que el Juzgado de Garantía de Rancagua modificara las medidas cautelares originales contra Saldaña -prisión preventiva- para finalmente decretar arresto domiciliario total.


“Estoy nerviosa, muy nerviosa, tengo ganas de reír”, son parte de las reacciones de Marisa tras la noticia de la modificación de las medidas cautelares contra su marido. “No me arrepiento ni me arrepentiré nunca de haber consumido cannabis, lo único que me hace sentir mal y culpable hoy es que Jorge pasó por todo esto”, añadió.


Marisa cuenta que a raíz de una profunda depresión y una severa ansiedad, siguió durante más de una década un tratamiento médico a base de medicamentos recetados por el Cesfam y el COSAM (Centro de Salud Mental). Sin embargo, dice que sus remedios le produjeron efectos adversos que le impidieron llevar una vida normal.


En ese contexto comienza a consumir cannabis, y para ello decide autocultivarse para utilizarlo en su tratamiento. Cuando se produce la detención de Jorge Saldaña, junto con el embargo de su planta, Marisa Morales sufre sus síntomas, poniendo una vez más en peligro su estabilidad, y por tanto su vida.


En ese momento, una vecina de la señora Marisa, preocupada por la situación, se comunicó con la congresista Ana María Gazmuri, reconocida activista que aboga por los derechos de los pacientes y usuarios de cannabis, quien se puso a disposición para entregarle de inmediato su apoyo.


“Fue un pilar, desde sus consejos, desde su humanidad y la orientación para recibir apoyo médico. Nunca me sentí sola, sin su apoyo, hablábamos los domingos, Semana Santa y Año Nuevo. Cualquiera me hubiera dicho que no tenía tiempo, pero siempre estuvo ahí”, dijo Marisa.

0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page